Llegados a este momento, sé que muchos se preguntarán qué método es el más eficaz para la reducción de la grasa corporal o facial.

Existen muchos equipos que están basados en el uso de los ultrasonidos. Como ya sabéis, los ultrasonidos son unas ondas de elevada frecuencia, que aplicadas en el cuerpo, producen una serie de cambios o alteraciones.

Los equipos que producen ultrasonidos de manera externa, es decir, sin necesidad de atravesar la piel, funcionan de una forma mucho más limitada, pues el efecto térmico no puede ser muy intenso, pues quemaría la piel. Son tratamientos confortables, con muchas sesiones y con resultados no muy eficientes.

Tradicionalmente, la forma más eficaz de eliminar la grasa, era destruyéndola mediante contacto. Es un método físico, que requiere la introducción de una cánula a través de la piel, que rompe los adipocitos (células grasas) y los aspira, es decir, se trata de un método invasivo. Este método es llamado liposucción tradicional.

¿Pero cuáles son los inconvenientes que tiene? El primero, se trata de un método mecánico. Necesita la fuerza del cirujano y el sistema es muy parecido al de un rallador de comida. La cánula destruye los depósitos grasos al pasar la cánula con su superficie cortante. En definitiva, se trata de un método largo, en el que el cirujano se cansa, por lo que no quedan igual las primeras zonas que las últimas. Produce grandes hematomas y derrames, por la rotura de los vasos sanguíneos y sobre todo, no tiene efecto alguno sobre la piel, con lo cuál, queda descolgada e irregular. Necesita siempre de un tratamiento drenante, para que la grasa que no ha sido aspirada,  pueda ser eliminada por la orina.

Desde hace unos pocos años, ha aparecido un sistema que utiliza la tecnología de los ultrasonidos. Se emplean cánulas que emiten una radiación ultrasónica, capaz de «derretir» la grasa, como si fuera mantequilla. Esta tecnología permite hacerlo de una forma suave y confortable, sin necesidad de esfuerzo físico, en mucho menos tiempo. Posteriormente se introducen cánulas de aspiración, capaces de retirar la grasa licuada. Se llama liposucción ultrasónica o lipoescultura.

Como se trata de un método que utiliza una alta temperatura, podemos utilizarlo a dos niveles en el mismo tratamiento. Primero en la capa de grasa y posteriormente, justo debajo de la piel, con lo que conseguiremos una retracción de la misma mediante el efecto térmico, con creación de colágeno y un aspecto uniforme de la dermis.

Existen dos marcas conocidas en España actualmente, como son Lipo vaser y Lipo saver.

Es necesaria siempre, la introducción previa de una solución anestésica en la zona a tratar. El procedimiento suele realizarse mediante anestesia local, sedación, anestesia radicular o anestesia general. Todo dependerá de las zonas a tratar.

Tras el tratamiento se empleará un material sobre la piel (epifoam), para que no existan irregularidades en el postoperatorio y encima se colocará una faja especial.

Tras los primeros días, se complementará el tratamiento con INDIBA DEEP CARE, nuestro indiba médico, capaz de drenar toda la grasa a través del sistema linfático, haciendo que la recuperación sea mucho más rápida.

Además de este tratamiento, tenemos experiencia con nuestro láser de fibra, capaz de tratar pequeñas zonas y producir retracciones cutáneas maravillosas, para que nada quede descolgado.

Es importante saber que en los tratamientos hospitalarios, dispones de habitación individual tipo suite, equipo de anestesia, sala de reanimación y un completo seguimiento por el cirujano y el equipo de enfermería. Se incluyen las pruebas obligatorias de PCR.

La valoración previa es muy importante. Sin un buen diagnóstico, no puede haber un buen tratamiento.

Nosotros te ayudamos en todo el proceso y por supuesto, no te preocupes de nada. Financiamos todos los tratamientos sin intereses (ver condiciones).

Anímate y ponte en contacto con nosotros mediante nuestra página web, nuestro teléfono o a través de nuestra app.

Espero que te haya ayudado esta información.