¿Qué es una audiometría y para qué sirve?

Es un examen que evalúa tanto la capacidad para escuchar los sonidos, como conocer el nivel de inteligibilidad del lenguaje. Los sonidos varían de acuerdo con el volumen o fuerza (intensidad) y con la velocidad de vibración de las ondas sonoras (tono o frecuencia).

El oído humano es capaz de percibir sonidos desde los 20 hasta los 20.000 hercios HZ (tono), y a partir de los 05 decibelios db (intensidad). Con la edad vamos perdiendo esa capacidad y solemos perder los de más alto tono.

Al mismo tiempo podemos identificar dónde se produce la pérdida y eso en determinados casos nos puede aportar una información muy importante que el especialista puede utilizar para diagnosticar patologías del sistema auditivo, junto con pruebas adicionales.

En el examen se evalúan los umbrales auditivos (mínima intensidad percibida por el paciente), tanto por vía tonal (vía aérea) mediante pitidos, como por vía ósea (vibraciones), por medio de un vibrador apoyado en la mastoides

  • Vía aérea

El audioprotesista por medio del audiómetro y con el paciente dentro de una cabina insonorizada o sala acondicionada, reproducirá sonidos en los diferentes tonos de más a menos intensidad hasta obtener los umbrales. Esto se representa en un cuadrante mediante una gráfica.

  • Vía ósea

Mediante los auriculares de conducción ósea se reproduce igualmente en los diferentes tonos, pero esta vez empezando en zona inaudible del paciente e incrementando hasta ser detectado. En determinados casos se hace necesario enmascarar el oído contrario por vía aérea, para que la respuesta sea lo más fiable posible.

Una diferencia entre ambas curvas superior a 10 db nos sugiere algún posible daño en el oído medio a investigar con más profundidad por el especialista.

  • Audiometría verbal o logoaudiometría

Se propone al paciente unos estímulos verbales en diferentes intensidades, para que los repita. De esa manera podemos conocer la funcionalidad del sistema auditivo. Es decir, podemos conocer la capacidad que tiene de entender el lenguaje y no solo de escucharlo.

Igualmente se representa con una curva en una gráfica dándonos el valor mínimo de reconocimiento del lenguaje, el valor de inteligibilidad media y el valor máximo de la misma.

Existen cuatros tipos de pérdida auditiva:

  • ●  Neurosensorial.PANS. Localizada en el oído interno, donde está la cóclea que está formada por los nervios auditivos. Puede estar causada por la edad, exposición a ruidos, genes (heredada), lesiones en oído o cabeza, diferentes enfermedades, etc..La más habitual es la causada por la edad (presbiacusia), ya que con el paso del tiempo las células ciliadas que forman parte de la cóclea se van perdiendo, aunque esto también ocurre por exposiciones a ruido intensos o por enfermedades o tratamientos farmacológicos.
  • ●  De conducción o transmisión. Localizada en el oído medio, formado por la membrana timpánica y la cadena ósea. Es cuando existen dificultades para que las vibraciones lleguen hacia el oído interno o cóclea. Hay algo que lo impide.,Puede estar causada por diferentes motivos que a veces son susceptibles de corregir, mediante tratamientos o técnicas quirúrgicas. Si no es el caso, se recomendaran prótesis auditivas.Estos pacientes pueden sufrir infecciones en el oído medio, colesteatomas, perforación de tímpano, acumulación de líquido, malformaciones, etc…Mixtas.

    Cuando se observa cualquiera de estos síntomas, es recomendable que el paciente acuda a un especialista ORL (Otorrinolaringólogo) para un examen más exhaustivo.

    ● Mixta

    Es una mezcla de ambas. En las pruebas se observa pérdida conductiva y neurosensorial al mismo tiempo.

● Trastorno del espectro neuropatía auditiva

Este tipo de pérdida ocurre cuando el paciente percibe los sonidos en unos valores normales, pero el oído interno o nervio auditivo está dañado y no es capaz de procesarlo. Hay un daño cognitivo.

Conclusiones

Es una prueba muy interesante como método preventivo, ya que de existir pérdida auditiva, se podrá poner el remedio más adecuado en cada momento y no dejar pasar el tiempo, ya que esto puede ocasionar un empeoramiento irreversible. No poner remedio en su momento puede incrementar el daño cognitivo (disminución de la inteligibilidad), o

de existir alguna patología añadida, no estar a tiempo de remediarlo mediante tratamiento del especialista.

La hipoacusia hace que las personas se aíslen de su entorno. Cuanto antes tomemos medidas, menos probabilidades de empeoramiento existirán. Una vez producido el daño no es posible su recuperación.

Desde aquí le recomendamos hacer seguimiento de su sistema auditivo regularmente.

Visitenos en Clinica Diaz Caparros