MICROBOTOX

Se trata de una técnica de inyección de la toxina botulinica, muy diluida e inyectada en un plano muy superficial, lo que permite, sin alterar la musculatura, una mejora de la piel de la cara.

El Dr. Woffles la puso en práctica en el año 2001.

Permite eliminar pequeñas arrugas de expresión, cerrar poros, mejorar el acné, evitar la hipersudoración y combatir la rosácea.

La piel sufre una mejora muy evidente, con unos resultados que pueden mantenerse entre 3 y 4 meses.

La técnica se lleva a cabo mediante microinyecciones con jeringa de 1 ml y agujas de mesoterapia de 33G, mediante dispositivo electrónico dermajet.

El área posible a tratar es la frente, entrecejo, nariz, párpados inferiores, mejillas, zona peribucal, zona mandibular y cuello.

Esta técnica no sustituye al tratamiento convencional de toxina botulínica, pues sigue en plena vigencia para el tratamiento relajante de la musculatura de la cara.

La clave del éxito radica en la buena colocación en el plano, justo en la piel y en las dosis tan diminutas de cada inyección.

Nuestros clientes están muy satisfechos con esta técnica.