Uno de los errores más comunes en el campo de la hipoacusia, es confundir los números que aparecen en la audiometría con el porcentaje de pérdida auditiva. «Me han dicho que tengo un 40% de pérdida de audición», dicen muchos pacientes, viendo solamente la audiometría.

Cuando nos realizan una audiometría tonal, es decir, con sonidos puros, existe un momento en que somos capaces de identificar el sonido del estímulo con la mínima intensidad. Ése es nuestro umbral de audición para esa frecuencia.

Obviamente se trata de una prueba subjetiva, difícil de hacer en niños menores de 5 años y fácilmente alterarse en el caso de un simulador.

La gráfica audiométrica está regida por un consenso a la hora de definir los decibelios. Es decir, el 0 de la gráfica no es la ausencia de sonido, si no que se ha calculado una media de normalidad entre pacientes auditivamente sanos, que oscila entre el 0 y 25 dB de la gráfica audiométrica.

De tal manera, es necesario en numerosas ocasiones, poder saber cómo se calcula el porcentaje de la pérdida auditiva, para así poder solicitar una minusvalía o pedir ayudas económicas.

Actualmente, el grado de minusvalía se calcula siguiendo el REAL DECRETO 1971/1999, de 23 de diciembre, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de minusvalía, publicado en el B.O.E.  de fecha 26/01/2000.
El grado de minusvalía por pérdida auditiva se calcula mediante una audiometría tonal liminar. La medición se realiza calculando la pérdida en decibelios en cuatro frecuencias (500, 1000, 2000 y 3000 Hz), que son las llamadas frecuencias conversacionales (es decir, las que son importantes para poder entender el lenguaje hablado).
Además, la pérdida auditiva debe ser permanente (aunque pueda paliarse mediante audífonos o implantes), por lo que debe reflejarlo así el médico que haga el informe.
El grado de discapacidad siempre se calcula según la pérdida binaural, es decir, de los dos oídos, según una serie de fórmulas que vamos a describir.

Por si al promedio de las 4 frecuencias conversacionales le restamos 25 y el resultado lo multiplicamos por 1,5, obtenemos el porcentaje de pérdida auditiva monoaural.

Para calcular la pérdida auditiva biaural, el Real Decreto establece una media ponderada entre el porcentaje de pérdida de ambos oídos. En esta media ponderada, el mejor oído «pesa» cinco veces más que el peor. De manera que debemos multiplicar el porcentaje de pérdida del mejor oído por 5, sumarle el porcentaje de pérdida del peor y dividir el resultado por 6.

También es interesante conocer que cuando el porcentaje de pérdida auditiva biaural alcanza el 96,5%, se le reconoce al paciente un porcentaje de discapacidad del 40%, que es el máximo otorgado por pérdida auditiva.

Pero si no quieres complicarte la vida, lo mejor es que consultes con un equipo de profesionales como el que puede ofrecerte Clínica Díaz Caparrós, dónde la colaboración entre el otorrinolaringólogo (Félix Díaz Caparrós) y el especialista en audioprótesis (D. Ignacio del Río), te harán el mejor diagnóstico audiológico y te ayudarán con las mejores soluciones auditivas.

Félix Díaz Caparrós
Doctor en Medicina y Cirugía sobresaliente cum laude
Especialista en Otorrinolaringología