Las tonterías más grandes acerca de los audífonos

Cada vez más se oyen comentarios y se leen escritos en las redes sociales sobre los audífonos. Como siempre, aparece el “listillo” de turno, que cree que puede obtener una ganga y sobre todo, diferenciarse del resto del pueblo, que por supuesto, es muy ignorante desde su punto de vista.

Para comenzar, debo explicar varios puntos muy importantes.

Para una correcta adaptación, debe existir un diagnóstico correcto. Se hace imprescindible el estudio por parte de un especialista en otorrinolaringología. ¿Por qué razón? Muy sencillo, imagínese que el paciente tiene un tímpano normal y se le adapta una prótesis auditiva. No hemos visto cómo está el oído medio ni sabemos exactamente la localización de la lesión.

Sería el equivalente a la prescripción de unas lentes oculares sin saber si la retina se encuentra bien.

La segunda parte, muy importante también, es la realización de un correcto estudio audiológico. No se puede adaptar unos audífonos únicamente con la realización de una audiometría tonal, es decir, con sonidos puros. Debemos realizar una audiometría tonal, a veces con enmascaramiento y sobre todo, una audiometría verbal, es decir, saber si entiende el paciente lo que se le dice. Algunas veces, sobre todo en niños, se hace necesario el estudio mediante potenciales evocados de tronco auditivo, lo que nos proporciona un diagnóstico más fiable y nos puede localizar la lesión. No es lo mismo que la lesión se localice en el oído medio, en el oído interno, en el nervio auditivo, en el tronco cerebral o que se localice en el lóbulo temporal del cerebro.

Una persona puede oír bien pero no entender lo que escucha, por ejemplo, si se le habla en un idioma que desconoce. El proceso de inteligibilidad del lenguaje se realiza en el cerebro.

Existen personas con hipoacusia severa, que no entienden nada aunque le amplifiques mucho el sonido. Es más, si elevas mucho la intensidad del mismo, le molesta muchísimo (fenómeno llamado reclutamiento).

El tercer punto importante es el equipo de diagnóstico y adaptación de audífonos. Hoy en día casi todos los audífonos son digitales y se personalizan para cada persona. Es por ello que no es un proceso estándar, como comprarse una camiseta.

Y para terminar, el cuarto punto es el propio audífono. Los audífonos son como pequeños ordenadores. Cuantos más canales tengan, más micrófonos incorporen, mayor calidad de sonido van a aportar, lo que es imprescindible para un buen entendimiento. Actualmente están desapareciendo las pilas, pues los sistemas recargables permiten una autonomía de como mínimo todo un día. Además, vivimos en un mundo tecnológico. Deberíamos poder conectarnos de forma automática a nuestro teléfono, nuestra televisión, equipo de música o sistemas de audio de una clase.

En definitiva, sin el correcto estudio y colaboración por parte de los especialistas en otorrinolaringología y audioprótesis, no se va a conseguir una adaptación plena que satisfaga las necesidades del paciente.

La calidad de los audífonos, el marcaje europeo, la garantía, la posibilidad de probarlos en casa,  el servicio post-venta y la financiación, son elementos indispensables a la hora de decidirse a comprarlos.

Recordar que según los estudios publicados recientemente, la buena estimulación sonora de nuestro cerebro hace que la demencia se retarde en nuestras vidas.

Anécdotas sobre la compra de audífonos.

  1. Me he comprado unos audífonos por ebay y la batería solamente me ha durado un día.
    «hi mike, seems i have the same problem, i bought one for thirty pound’s of ebay new one made in china , it was ok but the batteries only last a day so i gave it away, :head :head»
  2. Me han dejado unos audífonos de un familiar que no los utiliza. Los voy a utilizar yo y me ahorro el dinero.
  3. He encontrado un sitio dónde pago un audífono y me regalan otro. ¿Por qué no me aplican el 50% de descuento para el audífono que necesito?
  4. Estoy sordo pero me defiendo. Voy a esperarme a estar más sordo para decidirme a adaptarme los audífonos.
  5. Estoy sordo, pero: ¿para lo que hay que oír?
  6. Yo solo llevaría audífonos si no se vieran
  7. ¿Sabías que conozco a una persona que va a tu casa y te vende los audífonos muy baratos?
  8. Si te pones audífonos, tus oídos siempre los van a necesitar.

Ven y comprueba tu mismo lo que significa un servicio integral de audiología

Félix Díaz Caparrós

Doctor en Medicina y Cirugía

Especialista en Otorrinolaringología