Es increible saber la cantidad de personas que toman sulpirida (antiguo dogmatil), ya sea prescrita por su médico de familia o ya sea dada por la propia farmacia, por cierto, sin receta médica.

Es un mantra extendido por toda nuestra sociedad el que se repite continuamente: «si estás mareado, tómate dogmatil».

Dogmatil pertenece al grupo de medicamentos antipsicóticos, también denominados neurolépticos. Está indicado en pacientes bajo estados psicóticos agudos, confusionales, alucinatorios y delirantes. Estados depresivos. Esquizofrenia, delirios crónicos, autismo. Trastornos graves del comportamiento, estados pre-psicóticos. Estados neuróticos con inhibición y depresión, fundamentalmente las neurosis obsesivas y fóbicas. Mareos y vértigos.

Obviamente tiene una indicación en el vértigo aguda intenso, tratándose en urgencias o mediante asistencia domiciliaria por el SUAP, dónde el paciente vomita y no puede mantenerse erguido. Se prefiere la vía intramuscular.

Cuando le damos a un paciente con mareos o vértigo crónico esta medicación, estamos enmascarando los síntomas y entorpeciendo una correcta exploración médica, y si persiste en el tiempo, vamos a conducir a ese paciente a unos efectos secundarios indeseables.

Las reacciones adversas asociadas a Dogmatil son:

-Trastornos del corazón: Disminución de la presión arterial al ponerse de pie.Prolongación del intervalo QT (problemas en la conducción del corazón) y arritmias (cambio en el ritmo cardiaco) ventriculares como torsade de pointes, taquicardia ventricular (rápida sucesión de latidos cardiacos cuya causa reside en los ventrículos) que puede producir paro cardiaco, muerte súbita.

-Trastornos hormonales:Aumento en los niveles normales de prolactina.

-Trastornos generales y condiciones del lugar de administración:El síndrome neuroléptico maligno es una complicación caracterizada por temperatura corporal elevada, rigidez muscular, llegando incluso a producir la muerte

.- Aumento de peso.

-Trastornos del hígado:Incremento de enzimas hepáticas.

-Trastornos del sistema nervioso:Sedación o somnolencia.- Síntomas extrapiramidales y trastornos relacionados:- Parkinsonismo y síntomas relacionados: temblor, aumento del tono muscular, enlentecimiento del movimiento, aumento de salivación.- Movimientos anormales e involuntarios (discinesia aguda) y contracciones musculares (distonía) (tortícolis espasmódica, desviación involuntaria de la mirada (crisis oculógiras), contractura de la mandíbula (trismo)).- Imposibilidad de la persona de sentarse o permanecer sentado (acatisia).Estos síntomas son generalmente reversibles si se administra medicación antiparkinsoniana.- Discinesia tardía (caracterizada por movimientos rítmicos e involuntarios principalmente de la lengua y/o cara), tal y como ocurre con todos los neurolépticos, después de su administración durante más de 3 meses. La medicación antiparkinsoniana es ineficaz o puede agravar los síntomas.- Convulsiones

-Trastornos del aparato reproductor y de la mama:Trastornos relacionados con el aumento de los niveles normales de prolactina:- Secreción anormal de leche por las mamas fuera del período de embarazo.- Ausencia de menstruación en una mujer fértil.- Incremento del tamaño de las mamas en el hombre.- Aumento del pecho.- Dolor de pecho.- Disfunción orgásmica (dificultad para alcanzar el orgasmo).- Impotencia.

-Trastornos de la piel y del tejido subcutáneoRash máculo-papular (erupción con manchas y pápulas de color rojizo).

-Trastornos vascularesTromboembolismo venoso (proceso caracterizado por la coagulación de la sangre en las venas), incluyendo el embolismo pulmonar, a veces mortal, y la trombosis venosa profunda.

No se debe administrar dogmatil a:

Alérgico (hipersensible) a sulpirida

En caso de tumores concomitantes dependientes de prolactina

En caso de feocromocitoma (tumor de la glándula suprarrenal)

Si está en tratamiento con levodopa

En pacientes con frecuencia cardiaca baja, con alteraciones del ritmo cardíaco o con cualquier otra enfermedad del corazón clínicamente importante.

Si presenta riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

Si el medicamento se administra a ancianos, puesto que existe riesgo de sedación, disminución de la presión arterial al ponerse de pie, o la aparición de discinesia (movimientos repetitivos anormales incontrolables).

No se recomienda su uso en niños.

Si padece insuficiencia renal (alteración de la función de los riñones)

Si padece o ha padecido epilepsia

Si padece enfermedad de Parkinson

Si aparece fiebre de origen desconocido y rigidez muscular, ya que podría tratarse del síndrome neuroléptico maligno que es una complicación potencialmente mortal caracterizada por temperatura corporal elevada, rigidez muscular y alteración del sistema nervioso (disfunción autonómica).

Si padece diabetes mellitus o presenta factores de riesgo de padecer diabetes.

En paciente ancianos con psicosis relacionada con demencia, que estén en tratamiento con antipsicóticos

En pacientes con factores de riesgo para el tromboembolismo

No se recomienda la ingestión de bebidas alcohólicas

No se recomienda el uso de sulpirida durante el embarazo.

Puede provocar sedación y, en consecuencia, puede afectar a la capacidad de conducir vehículos o utilizar máquinas

Este medicamento contiene lactosa

 

Recuerda que más del 80% de los vértigos se tratan sin medicación

 

¿Te parecen pocas razones para no tomar dogmatil salvo que sea totalmente imprescindible?

Félix Díaz Caparrós
Doctor en Medicina y Cirugía cum laude
Especialista en Otorrinolaringología